entender a mi perro

  • Los límites en la convivencia

    Los límites en la convivencia

    Educar desde el respeto y la plena consciencia del animal que convive con nosotros, a pesar de lo que muchos piensan, no significa que no existan límites, pero detrás de cada una de sus conductas hay emociones y también necesidades sin cubrir, por lo que los límites que establezcamos han de estar siempre integrados en…

  • No todo vale en estimulación mental

    No todo vale en estimulación mental

    Nos venden la idea de que las actividades de estimulación mental relajan y esto no es del todo cierto. ¿Todo tipo de juego o actividad vale para todos los perros? No todo sirve.

  • Ser un buen «referente de calma»

    Ser un buen «referente de calma»

    Ahora se dice por todos lados, que parece que tenemos que ser referentes de calma si queremos convivir en armonía con nuestros perros. Y que ser un buen referente de calma es precisamente lo que es, estar calmados frente a las situaciones externas que nos puedan suceder con nuestros perros.

  • El balance

    El balance

    En toda relación siempre hay un dúo, es decir, priorizar la mejora en la vida de nuestros perros es obligatorio pero sin olvidarnos que en el otro lado de la balanza estás TÚ. Y de esto, se habla todavía muy poco.

  • Entenderte: la importancia de saber qué comunicas

    Entenderte: la importancia de saber qué comunicas

    Vivimos en una sociedad cuya cultura y conocimientos sobre el perro se basan en el concepto Disney donde el can es “el mejor amigo del hombre”, pero no donde la relación de amistad se base en el respeto, el entendimiento y el apoyo mutuo.

  • La convivencia con un perro con problemas emocionales

    La convivencia con un perro con problemas emocionales

    Convivir con un perro con tendencia a mostrar conductas reactivas o defensivas es muy difícil a veces y te necesitas en paz y calma durante el proceso. Cuídate mucho.

  • El tiempo y nuestra errónea percepción

    El tiempo y nuestra errónea percepción

    Podemos creer que esos comportamientos de nuestro perro que están complicando nuestro día a día irán remitiendo según vaya creciendo o que está pasando por una fase. Pero el tiempo por sí sólo no nos asegura nada. Si seguimos con las mismas rutinas día tras día el cambio que deseamos no se va a reflejar…